Posteado por: inspiracionesuno | diciembre 19, 2011

Lo Que Nos Define En La Tierra

Un día como cualquiera, en una semana de un mes que no recuerdo , aproximadamente en el año 1978, entré a una tienda de comida que visitaba cada semana por cuestión de mi trabajo. Como de rutina, me paseaba de una sección a la siguiente, chequeando los productos en los estantes asegurando que todo estuviera en orden.

Después me dirigí a la bodega de la tienda para ver el inventario. Todo era una rutina que hacía todos los días. Lo que siguió después, no fue rutinario, sino algo que nunca olvidaré. ¡Extraordinario!

Caminando por la bodega, me salió al encuentro un hombre alto con un tipo de bata blanca como las que usan los doctores. Su bata estaba manchada de sangre. Definitivamente no era un doctor, Era un carnicero. Su rostro emanaba gozo y alegría.

“¡Víctor, que bueno verte…!” Me dijo sonriendo. Yo estaba sorprendido. ¡Era mi pastor!

Este hombre, había sido uno de los pastores, que mi iglesia donde el Señor me salvó, había tenido. Me preguntó como me encontraba. Me preguntó por mis padres… en fin, tuvimos un rato muy agradable platicando de muchas cosas.

A este pastor lo habían acusado de muchas cosas incluyendo robo y la iglesia lo había despedido a él y su familia. Tiempo después, se supo que todo había sido una calumnia y este hombre era inocente. Él, por supuesto tenía que darle comida y mantener a su familia. Así es que, de Pastor de una congregación, se había convertido en un Carnicero en una tienda de comida.

Para la mayoría, incluyéndome a mi, esto era degradante, pero para este pastor, simplemente era su trabajo. Este hombre, me enseño una lección muy grande que nunca he olvidado. Nuestra verdadera identidad en Cristo. Lo que hacemos, no nos hace lo que somos. Somos lo que Dios hizo de nosotros, Sus hijos amados.

Cuando nos aferramos a las cosas externas y confiamos en ellas, nunca vamos a ser estables y seguros porque las cosas de este mundo son temporales. Podrás ser un carpintero, un albañil, un doctor, ingeniero o pastor; pero cuando pasemos de este mundo, todos los títulos se quedan aquí como un recuerdo que aún con el tiempo desaparecerá. Pero, lo que somos en Cristo Jesús, es eterno. Somos sus hijos aquí y seguiremos siendo Sus hijos allá, cuando nos encontremos con Él en gloria.

Este pastor no sintió pena o vergüenza que lo viera en esa condición. Él sabía que antes de ser “pastor” o “carnicero”, ¡era un hijo del Rey!

¡Qué lección mas maravillosa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: